Estrategia de las Compañías Aéreas para desincentivar las reclamaciones de los pasajeros.

Es justo que las compañías aéreas obliguen a los pasajeros a tener que pasar por un proceso judicial para reclamar los derechos reconocidos por la normativa Europea e Internacional?

• En nuestra opinión las compañías aéreas actúan en la mayoría de ocasiones en claro abuso de posición dominante, al no reconocer extrajudicialmente el derecho del pasajero a ser indemnizado, obligando a éstos a recurrir al Juzgado a reclamar sus derechos, con el incremento de costes que eso supone para el consumidor y para toda la sociedad al aumentar el número de procesos judiciales con el consiguiente atasco de los Juzgados.

Pero, por qué motivos actúan de esta forma torticera las compañías aéreas?

1.- El proceso judicial no supone un mayor coste para la compañía. Al ser la mayoría de reclamaciones inferiores a 2.000 euros los Juzgados no condenan al pago de las costas procesales en el 99% de las ocasiones ya que no es preceptivo reclamar con profesionales (abogado, procurador).

2.- Desincentivar las reclamaciones de los pasajeros. Poner obstáculos en la reclamación es otra de las estrategias más comunes. Como no facilitar direcciones a dónde el usuario pueda dirigirse a realizar su reclamación. No facilitan ningún tipo de información de los derechos de los usuarios.

3.- Buscar excusas para no indemnizar. Las excusas son variadas, huelgas que la compañía no comunica al pasajero a pesar de que son conocedoras de su convocatoria con mucho tiempo de antelación. Supuestas condiciones meteorológicas que resulta sólo afectaron a su vuelo y un amplio abanico de excusas para no hacer frente al pago de las indemnizaciones por las molestias ocasionadas a los pasajeros.

Con estas medidas las compañías aéreas consiguen que muchos pasajeros no ejerzan su derecho a reclamar con el consiguiente beneficio económico.

En nuestra opinión, se deben emprender medidas que impidan los abusos reiterados de las compañías aéreas en su beneficio, en perjuicio de los pasajeros y de toda la sociedad:

  1. Condenar a las compañías aéreas al pago de las costas procesales aunque la cuantía del proceso judicial sea inferior a 2.000 euros, siempre que haya existido un requerimiento previo, por la mala fe de obligar al pasajero a pasar por un proceso judicial.
  2. Crear un registro público con direcciones de las compañías aéreas, accesible a los pasajeros para que puedan de forma sencilla dirigir sus reclamaciones.
  3. Facilitar información clara a los pasajeros de las causas del retraso o cancelación de su vuelo para que puedan saber si es debida a una causa de fuerza mayor; por razones metereológicas, huelgas no autorizadas, medidas de seguridad de los pasajeros ante amenazas terroristas, etc.

Nuestra recomendación es que no dejen de ejercer sus derechos, eso es lo que esperan las compañías aéreas, desanimar y desalentar a los consumidores que se han visto perjudicados.